Arabia Saudita y la carrera armamentista de la que no has oído hablar lo suficiente

Es la carrera armamentista de Oriente Medio de la que mucha gente no quiere hablar. La Casa Blanca puede estar preocupada por la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán en el pasado y su actual estatus estratégico en la región. Pero en las cercanías se está gestando otra rápida militarización, llevada a cabo por una familia favorecida de la Casa Blanca, la Casa de Saud.

La fanfarria del presidente estadounidense Donald Trump por un acuerdo de armas con Arabia Saudí que alardeaba de tener un valor de 110.000 millones de dólares se vio atenuada cuando, en octubre del año pasado, sólo había generado 14.000 millones de dólares en compras confirmadas.
Como para compensar el déficit, el mes pasado la administración eludió al Congreso e invocó poderes de emergencia para acelerar la venta de 8.000 millones de dólares en armas a Riad, los Emiratos Árabes Unidos y varios otros países ante lo que la Casa Blanca ha llamado la escalada de la amenaza iraní. Mientras EE.UU. perseguía sin aliento a su aliado favorito, insistió en que Teherán redujera sus ambiciones militares o se enfrentara a nuevas acciones estadounidenses.
Pero los saudíes no sólo están comprando armas en Estados Unidos, y tampoco están comprando armas convencionales. Riyadh parece estar usando su estatus de aliado favorito y el sentido general de la agitación geopolítica para barrer todo lo que pueda, incluso con los rivales de Washington.

Según la inteligencia clasificada que inicialmente se mantuvo fuera del Congreso pero que finalmente se reveló a CNN, los saudíes acudieron a China en los últimos años en busca de ayuda para expandir su programa de misiles balísticos.
Un pacto voluntario de 1987 prohíbe a Riad comprar tecnología estadounidense que pueda portar armas de destrucción masiva, por lo que se alega que Arabia Saudí pidió ayuda a Pekín. En el último decenio también se han realizado transacciones similares. No está claro exactamente a qué ascendieron las compras, pero son otra señal más de la búsqueda agresiva del Reino por el mejor arsenal de la región.
El Departamento de Estado de Estados Unidos insiste en que los saudíes sigan comprometidos con el Tratado de No Proliferación Nuclear. Por su parte, el Reino ha sido abierto sobre su programa nuclear con el Organismo Internacional de Energía Atómica, que envió un equipo a Arabia Saudita el pasado mes de julio para inspeccionar los planos de los edificios. Ha prometido repetidamente que el programa es pacífico. Pero el príncipe heredero Mohammed bin Salman dijo el año pasado que «sin duda alguna, si Irán desarrollara una bomba nuclear, haríamos lo mismo lo antes posible».
Aunque no hay indicios de que los saudíes estén buscando un arma nuclear ahora, están en el mercado por cantidades cada vez mayores de tecnología nuclear, lo que podría parecer un apetito curioso para una nación con enormes reservas de hidrocarburos, empapada por la abundante luz solar.
Se ha desarrollado un reactor de investigación argentino en las afueras de Riad. Y, lo que es más polémico, el Reino ha perseguido la tecnología nuclear de varias empresas estadounidenses no reveladas.

Estas empresas han recibido siete autorizaciones del Departamento de Energía de los Estados Unidos para compartir información confidencial. Las llamadas 810 autorizaciones han sido objeto de un significativo enojo por parte de los legisladores demócratas, quienes han objetado el inusual secretismo en el que han sido manejadas – las fechas en las que las autorizaciones fueron otorgadas sólo reveladas el martes después de dos meses de presión por parte de los demócratas en el Senado. Sin embargo, los nombres de las empresas se mantuvieron en secreto.
Dos de ellos ocurrieron en el punto álgido de las críticas internacionales al apoyo de Estados Unidos al régimen saudí, tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi. Uno de ellos fue finalizado sólo 16 días después de la muerte de Khashoggi.
Al insinuar que algunas de las compañías estadounidenses involucradas en la transferencia podrían estar cerca de la familia Trump, el senador demócrata Tim Kaine dijo en una declaración que tenía «serias dudas sobre si las decisiones sobre las transferencias nucleares se tomaron basándose en los lazos financieros de la familia Trump y no en los intereses del pueblo estadounidense».
Jared Kushner, asesor de Trump y yerno, se negó en una entrevista reciente con Axios en HBO a hablar de sus comunicaciones privadas con el Príncipe Heredero, con quien se sabe que está muy unido.
Los funcionarios saudíes han sugerido que los reactores nucleares serían útiles para la desalinización de agua de mar, pero la naturaleza secreta de las adquisiciones ha generado preocupaciones de una agenda más amplia. Irán fue duramente criticado a principios de la década de 2000 cuando buscó tecnología nuclear para reactores de Rusia, pero más tarde fue acusado de un programa agresivo de armas nucleares.
No está claro a dónde conducirá en los próximos años la decisión de la Casa Blanca de no ponerse en forma para satisfacer la sed actual de los saudíes de más y mejores armas, en una región ya agotada por el conflicto.

Deja un comentario