coyote

Los coyotes en Norte America no ha afectado a la población de Ciervos

Los coyotes comen ciervos, pero no lo suficiente para limitar la población de ciervos a gran escala. Un nuevo estudio sobre el número de ciervos en el este de los Estados Unidos ha encontrado que la llegada y establecimiento del coyote como depredador no ha causado que el número de ciervos capturados por los cazadores disminuya.

Un nicho de caza para los coyotes

«Con los lobos y pumas extinguidos en la mayor parte del este de Estados Unidos, los venados cola blanca se han vuelto abundantes, a veces sobreabundantes», dice Roland Kays, biólogo de vida silvestre del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte y de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, y coautor de un artículo que describe esta investigación. «Los coyotes se mudaron como el nuevo depredador principal del este, pero no son cazadores de ciervos tan efectivos como los lobos, así que ha habido mucha controversia sobre si estos depredadores medianos pueden realmente limitar las poblaciones de ciervos a gran escala».

Estudios previos de cómo los coyotes podrían estar afectando a las poblaciones de ciervos han producido resultados inconsistentes. Algunas extracciónes experimentales de coyotes encontraron que la supervivencia del cervatillo aumenta después de la expulsión del coyote, pero otras no han mostrado ningún efecto. Kays y un equipo de investigadores liderados por Eugenia Bragina de NC State, encuestaron las tendencias de la población de ciervos de 1981 a 2014 usando datos de 384 condados en seis estados del este. «Nuestro estudio es único porque es el primero en relacionar la presencia de coyotes con cambios en la población de ciervos a gran escala», dice Bragina. «Obtener una visión general de las interacciones entre estas especies ayuda a informar las prácticas de manejo de estas especies por parte de las agencias de caza.»

Investigación puntera

Los investigadores recolectaron datos condado por condado sobre la llegada de coyotes mediante la evaluación de las colecciones de los museos, y el número de la población de ciervos mediante el seguimiento de los registros de caza de las agencias estatales de vida silvestre. Evaluaron estos datos en busca de cambios en el número de ciervos cazados después de la llegada del coyote y su establecimiento en un área, al mismo tiempo que tomaron en cuenta las diferencias ambientales como el clima y el paisaje. Encontraron que el número de ciervos cazados en todos los estados generalmente aumentó con el tiempo, y que no hubo una caída consistente en el número de presas después de la llegada de los coyotes. Concluyeron que los coyotes no están controlando las poblaciones de ciervos a gran escala en toda la región del este de Norteamérica.

«Vemos evidencia directa de depredación de los ciervos por parte de los coyotes cuando miran los excremento de los coyotes o incluso los observan con trampas de cámara que se llevan a los cervatillos», dice Chris Deperno, coautor del estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. «Aunque se sabe que los coyotes matan a los ciervos adultos, la depredación se concentra principalmente en individuos vulnerables que están enfermos, heridos o en la etapa final del embarazo. La depredación de adultos sanos es poco común».

Los resultados son claros, aunque el futuro del coyote es incierto.

Como cazan los coyotes

Los investigadores advierten que la interacción de esta especie podría cambiar potencialmente, ya que el número de coyotes sigue aumentando en el este de los EE.UU. Se desconoce si las poblaciones de coyotes aumentarán en número o densidad lo suficiente como para influir en las poblaciones de ciervos en el futuro. Los cambios inducidos por el hombre en la calidad del hábitat o en la cubierta terrestre también pueden influir en la forma en que estas especies interactúan.

Es poco probable que los esfuerzos de manejo para aumentar el tamaño de la población de ciervos con la movilización de los coyotes, aconsejaron los investigadores, sean efectivos a gran escala o durante largos períodos de tiempo. «La eliminación de coyotes como método para aumentar la abundancia de ciervos es costosa y requiere mucha mano de obra», dice Bragina. «Esperamos que esta investigación conduzca a una mayor aceptación de este carnívoro por parte de la gente. Los coyotes están aquí para quedarse.»

Deja un comentario