El nuevo Renault Zoe será pionero en la innovadora tecnología de coche compartido

El software para el coche compartido se está instalando de serie en el próximo Renault Zoe, lo que supone un paso más hacia el futuro de la propiedad compartida de coches eléctricos, pero también un paso para ayudar a los fabricantes de coches a reducir las multas en 2020 si superan las cifras medias de CO2 de la flota.

El software de coche compartido es suministrado por la empresa francesa Vulog, cuya plataforma AiMA (Artificial Intelligence Mobility Applied) es utilizada por 25 esquemas de coche compartido en una flota de 11.000 coches en los cinco continentes. Integra múltiples funciones relacionadas con el uso compartido del coche, como encontrar un coche disponible en línea o a través de una aplicación y desbloquearlo con un dispositivo móvil, además de controlar la carga y la facturación para agilizar la gestión de la flota de vehículos.

«Esta asociación con Vulog facilitará el lanzamiento de servicios de coche compartido para los operadores de movilidad de todo el mundo», dijo Corinne Pakey, gerente de negocios de movilidad de Renault.

Renault ya cuenta con 6.100 vehículos eléctricos en toda Europa en programas de coche compartido y se espera que el acuerdo con Vulog añada otros 2.500 en el norte de Europa, Sudamérica y los Emiratos Árabes Unidos. Renault es también socio en el servicio de transporte público de coches eléctricos Marcel en París.

Además de impulsar los coches eléctricos hacia la mejora de la movilidad urbana, Vulog cree que las flotas de coches eléctricos compartidos podrían ahorrar a muchos fabricantes las multas que la UE impondrá a partir de 2020 a los fabricantes de coches que pierdan la cifra media de CO2 de su flota.

Por cada gramo que supere el límite de emisiones de CO2, los fabricantes de automóviles tendrán que pagar 83 libras esterlinas por cada coche matriculado. Según un informe de PA Consulting, nueve de los 13 principales grupos automovilísticos de Europa podrían tener que pagar, desde los relativamente modestos 65 millones de libras esterlinas de Mazda hasta los 1.220 millones de libras esterlinas de Volkswagen.

El total de las multas de la industria podría alcanzar la asombrosa cifra de 12.200 millones de libras esterlinas, según los analistas de la industria IHS Markit.

Esto explica por qué Fiat Chrysler Automobiles (FCA) se ha asociado recientemente con Tesla para pagar al fabricante de vehículos eléctricos de EE.UU. para que agrupe sus flotas con el fin de calcular las emisiones de CO2. La FCA se enfrenta a una multa de 6,7 g/km por encima de su objetivo de 91,8 g/km, lo que equivale a una multa de 612 millones de libras esterlinas.

Como era de esperar, los socios pioneros de EV, Renault y Nissan -ahora en alianza con Mitsubishi- se encuentran entre los cuatro fabricantes que se espera que estén en camino de alcanzar su objetivo de CO2.

«El uso compartido de vehículos eléctricos reduce las emisiones de CO2 y ayuda a reducir la responsabilidad civil en virtud de las nuevas normativas sobre flotas de vehículos corporativos», declaró Renault UK a Autocar. «También da a Renault acceso a un nuevo público: gente que no quiere comprar un coche, pero también aquellos que no pueden probar un coche eléctrico.

Vulog cree que otros fabricantes de automóviles podrían reducir significativamente el promedio de CO2 de la flota con vehículos eléctricos compartidos y se están preparando para poner en marcha dichos planes. «Muchos fabricantes de equipos originales (fabricantes de automóviles) tienen un plan para hacer esto», dijo el jefe de Vulog, Gregory Duconge, «pero aún no están listos para hablar de ello».

Por ejemplo, VW, uno de los fabricantes que no cumplió con su objetivo de CO2 para la flota de 2020, ha suministrado 325 e-Golf a Zipcar, que tiene un objetivo a medio plazo de ser 100% eléctrico para el año 2025.

Cuando la familia de coches eléctricos ID de VW entre en una producción de gran volumen para 2020/21, se puede esperar que tenga una flota mundial muy grande de vehículos eléctricos compartidos.

Thomas Ulbrich, jefe de e-movilidad de VW, confirmó recientemente a Autocar que para el final de las presentaciones del modelo de la familia ID en 2027/28, VW habrá construido vehículos eléctricos de 15 metros en su nueva plataforma de coches eléctricos MEB. Eso haría una gran mella en los números de CO2 de su flota y muchos podrían estar en esquemas de coches eléctricos compartidos.

Ford también se enfrenta a multas, pero sigue siendo reacio a compartir coches eléctricos, aunque sólo sea porque un número significativo de sus modelos eléctricos están a un par de años de su lanzamiento en Europa. Pero lo hará solo, a diferencia de FCA y Tesla.

«Ford no tiene planes de compartir las emisiones de CO2 de su flota con ningún otro fabricante de automóviles», dijo en un comunicado a Autocar.

Deja un comentario